sábado, 18 de octubre de 2014

Libro: Espejismos de Otoño (Kim Chae-won)

Título Original: 가을의 환 (Yeoreumui hwan)
Autor: Kim Chae-won
País: Corea
Año: 2003, editado en español en 2009
Editorial: Ediciones del Ermitaño
Páginas: 217
Argumento: "Hay amores que duran toda una vida y son olvidables. Hay otros que duran un corto periodo y jamás se olvidan, ¿cuál es más real? ¿El evocado como un sueño breve, pero curiosamente duradero, o aquel al que permanecimos aferrados una vida y apenas dejó huella? ¿Son tan sólo espejismos acordes con las estaciones del año? A través de cuatro historias, conocemos el sentir más profundo de diversos personajes desencantados. Aunque la muerte es el destino de todos los seres vivos, sólo los humanos, conscientes del miedo y su desgracia, se aferran con desesperación a sueños de felicidad." (EDICIONES DEL ERMITAÑO)

Leí este libro para una exposición en clase de Literatura Contemporánea de Asia Oriental, y a pesar de leerlo con prisas debido a mi tiempo limitado por la fecha de la presentación, disfruté mucho leyéndolo y presentándolo a mis compañeros, y se ha quedado muy grabado en mi mente.
Se trata de cuatro relatos diferentes sin ninguna conexión entre sí. Yo diría que lo único que tienen en común es que en todos aparece una mujer de mediana edad con muchas experiencias de la vida.
Cada relato tiene el nombre de una estación y están narrados en segunda persona, a excepción del tercer relato que está en tercera.

Así, el primero, Espejismos de Otoño, trata sobre una escritora casada que se cartea y mantiene largas conversaciones telefónicas  con un admirador suyo, 20 años menor que ella. Poco a poco irán surgiendo sentimientos de amor a pesar de que no hay un contacto visual directo.  Sin duda es el relato más interesante del libro.
La protagonista de este relato usa un lenguaje culto y compara muchísimas situaciones con libros, películas, canciones.

A diferencia de la protagonista del segundo relato, Espejismos de Invierno, que dice no saber escribir, pero cumple con el favor que le pide un amigo suyo, que consiste en escribir sobre los sentimientos que se tiene al ser consiente del paso de los años. Entonces ella habla de su dura infancia con su familia pobre, y del fracaso de su matrimonio.

Si en el primer relato una escritora culta hace comparaciones abundantes con muchos recursos artísticos, en éste relato las comparaciones se limitan a una que se repite en diversas ocaciones: La Novena Sinfonía de Beethoven.
A pesar de eso, todavía el lector puede enriquecerse de conocimientos, en este caso conocimientos de la cultura coreana, pues ella narra con todo detalle lo que recuerda, como los momentos en los que cocina.


El tercer relato, Esjepijismos de Primavera, es el menos interesante. En él, el protagonista observa y describe la vida del día a día de sus vecinos: una madre de mediana edad y su hijo pequeño. Mientras leía éste relato me daba la sensación de que estaba viendo Gran Hermano 24 horas. No pasa nada interesante, simplemente se describe toda la actividad cotidiana de esta familia, eso sí, con un final inesperado.

En el cuarto y último relato, Espejismos de Verano, somos testigos de una conversación de dos amigas de toda la vida. Mientras que una dice no ser feliz porque no ha encontrado el amor, la otra ,con tres maridos que ha tenido, le intenta convencer que estar con un hombre no es un motivo único para vivir.

Mi primera experiencia con la literatura coreana fue gratificante. Definitivamente es un libro que recomiendo. Especialmente el primer relato, y si quieres sáltate el tercero.

Lo mejor:
  • El primer relato
  • Entretenido, ameno de leer
  • Se puede aprender mucho de este libro, especialmente de la mentalidad de la mujer coreana, de cultura artística en el primer relato y de la cultura coreana en segundo.
  • La autora consigue que entendamos perfectamente a los personajes, pues describen sus sentimientos de una manera muy cercana.
Lo peor:
  • El tercer relato, que es aburrido y no aporta mucho.
Clasificación: 8/10

Sobre la autora:
"Kim Chae-won nació en Deokso, Namyangju, Gyeonggi-do, en 1946. Se graduó en pintura en la Universidad Femenina de Ewha. Su debut literario fue en 1975 con Greettings Contemporary Literature. En 1989 recibió el Premio Lee Sang de Literatura por su obra Winter Fantasy.La literatura de Kim Chae-won tiene un intenso tono confesional que se percibe de inmediato en relatos en primera persona, como A Lost Song, y se aprecia a lo largo de su obra. Sus historias tienden a avanzar a través de una mirada subjetiva que, frecuentemente, mira hacia adentro para capturar los delicados temblores del alma individual. Sus personajes pueden sufrir de un sentido de pérdida e impotencia y, sin embargo, con su sensual estilo, basado en imágenes sorprendentes, la autora logra conferir a estas almas heridas una calidad de poética y patética belleza. Una de sus técnicasfavoritas es la constante yuxtaposición de recuerdos pasados y experiencias presentes, que se filtran a través de los lentes ahumados de la conciencia subjetiva." (Ediciones del Ermitaño)