domingo, 17 de abril de 2016

Serie: Joker Yurusarezaru Sosakan

Título original: ジョーカー許されざる捜査官 (Joker Yurusarezaru Sosakan)
País: Japón
Año: 2010
Episodios: 10
Género: Policíaco, Criminalista, Misterio
Director: Masato Hijikata, Junichi Tsuzuki, Junichi Ishikawa
Reparto: Masato Sakai, Ryo Nishikido, Anne Watanabe, Ryo, Ren Osugi, Masahiro Inoue, Takeshi Kaga, Hiroyuki Hirayama
Sinopsis: Date Kazuyoshi es un detective de de la policía de la prefectura de Kanagawa. Durante el día, es conocido como ¨"Buda" por su personalidad gentil y honesta derramando toda su energía en resolver todos los casos que atraviesan su camino. Por la noche, sin embargo, se transforma en un castigador cruel como su dulzura castigando a los criminales con ira. La serie plantea preguntas y hace reflexionar acerca de lo que es la justicia, que está bien y que está mal en realidad.

No puedo hablar muy bien de esta serie. Vamos a empezar en porque es aburrida, lenta, y no tiene mucho gancho. Cada capitulo tiene un tema principal autoconclusivo y cuyo patrón se repite siempre: un criminal es declarado inocente por la justicia, pero Date se encarga de que el culpable se delate y lo castiga por su cuenta haciéndolos desaparecidos. Que siempre suceda esto en casi todos los capítulos hace que la serie se vuelva demasiado monótona y que sepas lo que va a pasar. Además, la lentitud no ayuda.
Aún así también hay una trama lineal y misterios por resolver, como la historia del propio Date y el paradero de sus víctimas, o la investigación de Miyagi, recién incorporada al cuerpo de policía y que busca respuestas al asesinato de su hermano, quien también fue compañero de Date. 
El reparto tampoco me gustó. Especialmente Ryo Nishikido, a quien ya lo tenía encasillado en papeles serios. En un principio actúa algo forzado para ser un personaje más cómico y enérgico, pero que a medida que pasan los episodios pierde esa personalidad y termina siendo el Ryo de siempre.
Para colmo, la música es horrible. A veces ponen una pista "aflamencada" que no pega ni con cola.
Los tres últimos capítulos son un poco más interesantes, y siempre queda esa reflexión sobre la justicia. 
Lo mejor: Esa pequeña reflexión que nos da sobre lo que es considerado eticamente correcto.
Lo peor: La monotonía. La música. Ryo Nishikido. La música.
Nota: 2/10